> Radiofrecuencia

Es uno de los tratamientos estéticos más demandados. Corrige la textura de la piel, la flacidez y el volumen consiguiendo un efecto rejuvenecedor. Estimula los fibroblastos a través de calor intradérmico consiguiendo la regeneración de colágeno y mejorando los tejidos y la elasticidad de la piel. También activa la circulación de la zona a tratar, el sistema linfático y el sistema arteriovenoso. El objetivo del tratamiento es la prevención y la corrección para provocar efecto tensor visible desde la primera sesión. Es ideal como tratamiento indoloro y no invasivo, porque ofrece resultados rápidos y efectivos, es decir, reafirma la piel en muy poco tiempo.

Facial: Se aplica para tratar la laxitud y estirar la piel del rostro. Concretamente, define la frente (levanta las cejas y tensa la piel de la frente), la zona debajo de los ojos (engrosa la piel y tensa y levanta la piel de la mejilla superior), las mejillas (levanta un poco y disminuye los poros dilatados) y la línea de la mandíbula (disminuye la flacidez a lo largo de la línea de la mandíbula).

Corporal: Nueva alternativa terapéutica para la celulitis y flacidez corporal. Por un lado, incrementa la generación de colágeno nuevo, para conseguir la contracción cutánea y corregir flacidez. Y, por otro, mejora el drenaje linfático de la grasa que favorece la circulación sanguínea, con la consiguiente disminución del aspecto de la piel de naranja y mejoría de la flacidez a la vez que se produce una reducción volumétrica del área tratada.